martes, 24 de junio de 2008

Panic go home

De pronto vino la noche
con su manto de terror
cubriendo todo aquello que había visto
lo que había soñado
mis esperanzas,
mis ilusiones
y vino sin piedad ni torpeza
segura de su paso firme y pesado
de su destrucción
de mi caída
Desde entonces
he llegado al punto
de sentirme derrotado
vacío
el castillo, en realidad, era de arena
y el tiempo era agua escurrida en el mar
ya no quedaba nada
sólo sombras,
y de pronto al llegar a éste punto oscuro
a la incertidumbre
al miedo absoluto
vi la luz
la última ráfaga de sentido
que le quedaba a un espíritu desierto
y me aferré sangrando mis uñas
evitando el vacío
la caída.
Podrás irte por donde has venido
podrás llevar toda tu desazón
a otro mundo, a otras almas
Podrás ser impiadosa e injusta
soberbia e inmortal
pero no podrás quebrarme
porque aún en las tinieblas de tu noche
en el infierno de tu ira
seguiré teniendo fe
Se ha producido un error en este gadget.