viernes, 25 de septiembre de 2009

La Presa

“No me des tregua
Hostígame en la sangre, que cada cosa cruel seas tu que vuelves
No me dejes dormir, no me dejés en paz
Entonces ganaré mi reino, naceré lentamente”


Te hacía dormido, eternamente
en las fronteras de algún paisaje ya perdido
en los límites inalcanzables de tu odio
te hacía en las sombras

Más hiciste el intento de venir
de apresarme con tu furia
de hacerme sentir tu miedo
tu solemnidad
tu poder

Acaso no bastaron tus infiernos
llenos de fuego y barro,
ni fue suficiente el manto de dolor
con el que cubriste todo a tu paso?

Será el momento de reconocer
que para poder vencerte
tendré que dejar que te levantes
pero sabrás ahora y siempre
que una vez que vuelvas a caer
ya no quedará nada en tu derrota

0 comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.