jueves, 10 de septiembre de 2009

Tu color

Regresaste,
no me preguntaste nada,
simplemente apareciste
milagro de mi desesperanza.

No pienso resistirme
simplemente dejar que vuelvas...
pero sabrás sin mucha razón,
que en este nuevo encuentro
me estrellaré definitivamente
contra los restos de aquel amor
nunca olvidado en mi memoria.

0 comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.